Daliyah Arana, la niña que con cuatro años ya ha leído más de 1.000 libros

Newsletter Pirata FM

Aprender a leer es un proceso que pone en marcha la paciencia de los alumnos y de los profesores durante varios años, y la capacidad cerebral necesaria para poder relacionar el área visual con la auditiva, la lingüística y la conceptual. En nuestro país, la mayoría de los niños no son capaces de comprender e interpretar textos hasta los cinco años, aproximadamente. En otros casos, este proceso de aprendizaje se retrasa hasta los siete años.

Antes, muchísimo antes, cuando tan sólo tenía dos años y 11 meses, Daliyah Arana empezó y acabó de leer su primer libro. Una niña prodigio de Gainesville, en Georgia (Estados Unidos), que se ha convertido en toda una celebridad tras desafiar todos y cada uno de los estudios publicados hasta la fecha sobre la iniciación en la lectura de los más pequeños.

Así lo narraba su madre, Haleema, a The Washington Post, asegurando que, aunque esperaba contagiar a su hija su amor por la lectura, nunca hubiese imaginado la precocidad a la que Daliyah se convertiría en una auténtica devoradora de libros. Todo empezó cuando Haleema, lectora empedernida, estaba embarazada de Daliyah y leía a otros niños para transmitir su pasión por los libros.

 

 

Como si de una adicción se tratase, la jovencísima lectora empezó a devorar todo tipo de textos día tras día. Algo que le ha seguido acompañando hasta que con sólo cuatro años ha completado la lectura de más de 1.000 ejemplares, además de otros cientos de textos. Eso sí, estos últimos no le gustan tanto como las historias infantiles a las que recurre habitualmente. Y es que, en relatos más adultos tiene que estar deteniéndose constantemente para que le expliquen el significado de muchas palabras. Pero aun así, Daliyah se empeña en seguir leyéndolos.

Según comentan en su casa, Daliyah es completamente capaz de leer los textos que sus hermanos de 10 y 12 años llevan a casa de la escuela, sólo teniendo que pedir ayuda cuando aparece frente a sus ojos alguna palabra excesivamente larga o compleja.

La pequeña Daliyah es oficialmente la lectora más precoz conocida nunca. Su caso ha roto todos los esquemas de los especialistas en la enseñanza de la lectoescritura, quienes ya hablan de ella como un asunto digno de estudio.


wave-background
Da click para seleccionar ☚