El darwinismo llega al ‘súper’

Newsletter Pirata FM

El sector del gran consumo, el que engloba todos aquellos productos que consumimos diariamente (alimentos, bebidas, droguería y perfumería), vive su mejor momento desde la crisis económica.

Sin embargo, cuando las cosas marchan bien y el listón vuelve a estar alto surgen una serie de retos, que son a los que se enfrentan hoy las cadenas de supermercados e hipermercados. Tras un 2016 positivo, el sector afronta un 2017 con muchas exigencias.

Este será “un año darwinista” en el que las tiendas que lo sepan hacer bien sobrevivirán y no lo harán las que no sepan seguirle el ritmo a un consumidor omnipresente, experto, al que la crisis hizo hiper exigente, pero que ya “ha salido de la cueva” y que, además, lo quiere todo.

Este es el perfil del comprador de hoy. Estos son algunos detalles de cómo somos y cómo compramos, lo que nos interesa y nos preocupa a la hora de llenar la despensa.

Onmipresentes

La consultora lo llama “total consumer”. Hoy somos consumidores “hemos tomado el control, y queremos estar en todos sitios”: comprar en Internet y en las tiendas físicas, queremos producto saludable, fresco y sostenible, pero a la vez queremos comodidad, alimentos listos para consumir, que no nos quiten mucho tiempo.

“El de hoy es el comprador más experto que ha existido en la historia”, pues tiene a su alcance todas las herramientas y la información sobre precios, promociones, ingredientes y procesos de fabricación.

“Somos bipolares, nos gusta gastarnos el dinero en artículos con valor añadido pero también miramos el precio. Ya no somos leales a ninguna cadena, a veces comemos en casa y a veces fuera, en bares y restaurantes”.

Estas son algunas de las pistas de lo que, dicen los expertos de la consultora, será el consumidor del futuro, el de los próximos años. La prioridad a la hora de comprar hoy es la salud: el 45% de los españoles compra productos saludables, frente a otros países donde prima, por ejemplo, el envasado.

Más sanos

Esto explica que hayan aumentado las ventas de artículos como los sándwich de pavo y pollo, las leches sin lactosa y las vegetales, el arroz integral, las tortitas de maíz o el azúcar moreno.

También explica los incrementos en las ventas de frescos, como el pescado (avanzó un 1,9% más en 2016), pero sobre todo las frutas y las hortalizas, con alzas del 8,6% y del 4,5%, respectivamente.

Sibaritas

El consumidor, además de más sano, se ha vuelto más sibarita. Queremos productos premium. “Esto no quiere decir productos caros, sino con valor añadido”, explica Alfonso Delgado, experto de Nielsen.

Esta premiumización (así han bautizado la tendencia) del mercado se traduce en una mayor oferta de productos delicatessen en las tiendas, tanto los de marca blanca como los producidos por las marcas líderes.

Esto explica, además, el incremento en las ventas de productos como las cervezas artesanas, los vinos de importación, las ginebras, las gominolas, los snacks de chocolate y los bombones, según los datos de la consultora, que para elaborar este informe se ha basado en los tickets de compra recogidos.

Somos bien cómodos

También nos gusta comprar cómodo, cerca. “Queremos productos que no nos lleven esfuerzo, que sean cómodos”. Por eso, han crecido las ventas en 2016 de los platos preparados, las cápsulas de detergente, las salsas listas para cocinar, los café, las ensaladas preparadas y los sándwiches y bocadillos, por citar algunos ejemplos.

Los formatos comerciales que más han crecido son aquellos que se han adaptado mejor a nuestras demandas: los supermercados grandes (cuentan con un 4% más de superficie) y los pequeños (un 2,5% más).

Los hipermercados han cedido un 0,8%, en parte por lo engorroso que supone desplazarse a una gran superficie comercial normalmente más alejada de los núcleos urbanos.

Somos de marcas

“Estamos comiendo mejor gracias a la innovación y al auge de los productos frescos”, explica Gustavo Núñez.

Quizá por ello hemos vuelto a comprar más marca del fabricante que marca blanca.

Explican en Nielsen que se debe a “la intensa actividad promocional por parte de las marcas líderes”. Estas han buscado “ser más efectivas” a la hora de hacer ofertas. Casi el 30% de sus ventas son en promoción.

Nos gustan más los bares

Otro cambio que se ha producido con la recuperación es el incremento del consumo en bares y restaurantes. No es un fenómeno nuevo.

Este año esta tendencia se ha intensificado en pequeños actos que antes no nos animábamos aún a hacer fuera de casa como “tomar el licor después de las comidas, el café… También ha crecido el afterwork (la copa de después del trabajo) y el medio gintonic“.

El 2017 será un año rocoso

Si la recuperación en la economía ha permitido que se recupere el consumo tanto a la hora de comprar en las tiendas para consumir en casa como en bares, este 2017 habrá factores que podrán complicar el escenario, como es el posible incremento de los precios del petróleo o de los tipos de interés.

Sin embargo, “el consumidor hay una cosa que tiene clara: quiere comer bien, quiere salir de vacaciones.

“La predisposición a la compra se va a mantener porque se ha quedado en el ADN del consumidor, que ya no se va a privar de nada salvo hecatombe“.

 


wave-background
Da click para seleccionar ☚