El inglés tiene 3.000 palabras para decir “borracho”. ¿Y el español?

Newsletter Pirata FM

Incluso la palabra más inocente puede estar estrechamente relacionada con la embriaguez

Es difícil dar con algún periodo histórico donde el alcohol, el sexo o el dinero no hayan despertado el entusiasmo del ser humano, sea de la condición social que sea. Ya en 1938, J.Y.P. Greig, uno de los principales cronistas del siglo pasado, escribió en el Edinburgh Review que “el principal estímulo del lenguaje eran el sexo, el dinero y el alcohol”. Ochenta años después no podemos decir que se equivocara. Actualmente, según la lexicógrafa Susie Dent ha publicado en la BBC, los diccionarios de argot ingleses incluyen más de 3.000 palabras para referirse a la embriaguez. 

En español, el catedrático Germán Suárez Blanco, autor del libro Léxico de la borrachera, asegura que ha encontrado unos 2.000 vocablos. “Tardé más de 14 años en terminar el libro. En aquella época, 1989, no era tan habitual trabajar con ordenador. Así que tuve que recoger en 10.000 fichas, que iba cotejando a medida que avanzaba la investigación, más de 2.000 términos relacionados con la borrachera”, asegura este catedrático en lengua y literatura española.

Uno de los principales motivos por los que han surgido tantas formas de referirse a la borrachera ha sido la necesidad que hay de disfrazar el acto de beber. El argot callejero siempre ha funcionado a modo de eufemismo. De forma que solo los que están previamente informados del tema que se está tratando captan realmente la esencia de la conversación. Cuando el significado de las palabras en clave acaba siendo de dominio público llega el momento de inventar otra.

“Todos los temas tabú generan gran cantidad de términos en lenguaje vulgar para referirse a ellos. El ingenio y el cambio de las costumbres provocan que la jerga se renueve continuamente, de manera que no para de crecer”, apunta Suárez. El experto en lexicografía histórica Pedro Álvarez de Miranda señala otro factor que estimula el incremento de estos términos: “La holgura del léxico de la embriaguez se debe en gran medida a la burla y a la risa asociada al acto de beber. La riqueza expresiva se mezcla con la economía del lenguaje, con el fin de decir algo usando el menor número de palabras posible”.

El término ‘alcohol’, de origen árabe (al-kuḥul), tiene más de 800 años y en un principio hacía referencia a las esencias que los alquimistas obtenían a través del proceso de destilación. Pero en inglés existían formas más discretas de referirse al alcohol, como la expresión Tiger’s milk (leche de tigre), que se refería a cualquier alcohol fuerte; o strip-me-naked(desnúdame desnudo), forma en la que llamaban a la ginebra a principios de 1800.

El secretismo, mezclado con el humor, ha dado lugar a un cóctel de metáforas para hablar de refrescar el gaznate sin pudor. Incluso la palabra más inocente puede estar estrechamente relacionada al léxico de la embriaguez. El término borrachera (“banquete o función en que hay algún exceso en comer y beber”, según la RAE) es el más extendido en el idioma español para referirse a la embriaguez. Pero hay muchas variantes.


wave-background
Da click para seleccionar ☚