Esto sí es San Valentín

Newsletter Pirata FM

Ningún alquimista nos desvelaría sus fórmulas para conseguir su particular elixir, tampoco Cupido nos contaría por qué a veces atraviesa con sus flechas el corazón de los enamorados con tanto desatino. Pero resulta que la ciencia tiene razones de sobra para demostrar que, al menos un poquito, podemos azuzar el corazón de la persona que amamos. ¿Cómo? Removiendo nuestros circuitos cerebrales. El cerebro es, gracias a un grupo de neuronas especializadas, nuestro mayor órgano sexual, el que media en todos nuestros deseos, sensaciones y pensamientos.

Si sabemos que nuestro cerebro está programado y preparado para amar y conectar sexualmente con el de otras personas, actuemos. Por una vez nos vamos a convertir en alquimistas, mezclando la química del amor y la ilusión que nos despierta esa atracción. No hace falta creer en la magia ni en los conjuros. Simplemente confiar en el poder de nuestra cabeza para que estos tres cócteles surtan efecto.

Aphrodisiac Valentine’s Day

 

 

 

Ingredientes básicos: Chufas. Sírvase muy fría y bien batida con agua y un plátano. Como adorno, un puñado de frutos rojos. Y a los pies de la copa, unos trocitos de zanahoria.

Este tubérculo con el que se fabrica la horchata está vinculado con el vigor sexual desde el Antiguo Egipto. Un estudio publicado en Biomed Central en 2015 mostró cómo los ratones que habían ingerido extracto de chufa en polvo tenían un mejor rendimiento sexual y una mayor tasa de testosterona.

La zanahoria, rica en vitamina A, estimula la producción de hormonas sexuales y, en los hombres, mejora la calidad del esperma. Por su parte, los frutos rojos, sobre todo pequeños y de colores intensos, son muy sugerentes y beneficiosos para el flujo sanguíneo, despertando la libido en la pareja.

El plátano contiene mucho potasio, ingrediente vital para fortalecer nuestra energía sexual. Además, su forma no puede ser más inspiradora. Si le ponemos un toque picante, su impacto en los receptores de la lengua hará que llegue un mensaje al cerebro que estimula la producción de endorfinas. Como colofón, un pedacito de chocolate, rico en feniletilamina, un químico considerado la droga natural del amor. Si es negro, aporta menos grasa y muy pocas calorías.

Pocos asuntos referidos a la atracción sexual desatan opiniones tan encontradas como el poder afrodisiaco de algunos alimentos.

Huracán de hormonas

 

 

 

Ingredientes básicos: Abrazos, risas, buen humor, seducción y pensamientos positivos.

Con esta coctelera neuroquímica provocaremos que la persona amada replique nuestros gestos y sentimientos y que los cerebros liberen algunos de esos compuestos químicos cruciales en el enamoramiento y la atracción sexual.

En San Valentín, la necesidad de querer y de ser querido se agudiza. Por eso, daremos a la oxitocina un lugar destacado. Es una de las hormonas del apego y del amor duradero. Si tienes ocasión, abraza a esa persona que tanto te gusta, toma su mano durante unos minutos.

En segundo lugar, añadiremos endorfinas. Son hormonas que se activan de forma natural en situaciones de felicidad. Las puede segregar el cerebro realizando alguna actividad que nos resulte placentera, como deporte, conversar, reír, escuchar música o pasar un rato con amigos. Una de las tácticas de seducción más eficientes consiste en compartir con esa persona a la que queremos conquistar el recuerdo de momentos felices y nuestra alegría de vivir.

Dejemos que actúe también la serotonina, una de las claves de la felicidad. Hace que los demás te vean radiante, por lo que si quieres liberarla en gran cantidad consume vitamina D, pon tus pensamientos en modo positivo y toma leche, ya que contiene triptófano, una sustancia que el cuerpo convierte en serotonina.

A continuación, una dosis de adrenalina. Es la hormona que nos incita a dar ese paso de vértigo que nos delatará definitivamente. Cuando actúa, nuestro corazón bombea fuerte. Su presencia en esta coctelera es obligada y podemos hacer que rebose con nuestro flirteo ante esa persona que nos gusta o con esa risa tonta que descubre nuestras intenciones. Sentirnos y mostrarnos atractivos nos permite ganar puntos en el juego de la seducción.

El olor del amor

 

 

 

Ingrediente básico: Feromonas.

Las feromonas son las huellas olfativas que segregamos casi imperceptibles pero decisivas en la atracción sexual. Hacen más atractiva a nuestra pareja e influyen en la fertilidad. Funcionan como un receptor ajeno al sentido del olfato y conectado directamente con el cerebro. Aunque la industria cosmética ha querido explotar la idea de las feromonas sintéticas en forma de perfumes, desodorantes y cremas, no hay un aval científico.

Las feromonas que libera la mujer fluctúan siguiendo su ritmo menstrual. Esa esencia femenina despierta el deseo de los hombres y hacen que tenga una actitud más receptiva.

Un último consejo: nunca derrames tus lágrimas en ninguna de estas pócimas. Las lágrimas femeninas contienen una señal química que apaga la excitación sexual de los hombres y reduce sus niveles de testosterona. Los científicos del Instituto Weizmann, en Israel, autores de tal hallazgo, aún no han resuelto si el llanto masculino provoca un efecto similar en la mujer.


wave-background
Da click para seleccionar ☚