Los 10 años más importantes de tu vida

Newsletter Pirata FM

Teóricos internacionales señalan que de los 18 a los 28 se toman las decisiones que determinan el futuro. ¿Es eso acorde con la realidad de nuestro país?

Si existiera una franja de 10 años realmente determinante en nuestra vida, ¿cuál sería? Sociólogos y psicólogos llevan años filosofando sobre el momento clave en el que se debería abandonar el síndrome de Peter Pan y tomar decisiones que marcarán los siguientes años.

 

La psicóloga clínica Meg Jay plantea la teoría de que los veinteañeros son seres “confundidos y desorientados”, que no saben que de los 20 a los 30 años, supuestamente, se debería encauzar la vida para que esta sea satisfactoria.

Conseguir un trabajo y una casa, elegir a la pareja perfecta y tener hijos deberían ser, según Jay, las preocupaciones de los millennials y la Generación Z (nacidos entre 1995 y 2000). En sus charlas TED, la autora defiende que “cuando se dejan muchas decisiones para los 30 se sufre una gran presión para empezar una carrera, elegir una ciudad, elegir una pareja y tener dos o tres hijos en muy poco tiempo. Algunas investigaciones señalan que es mucho más difícil hacerlo todo a la vez a los 30”. No solo eso; la psicóloga advierte que “el 80% de los momentos decisivos tienen lugar antes de los 30 o 35 años, por lo que nos vemos obligados a enmendar las decisiones que tomamos con 20 años o a aceptarlas”. Es decir, si tienes entre 30 y 35 años y no has tomado las decisiones correctas, según esta coach, vas por mal camino.

En la misma línea se posiciona Steven Mintz, profesor de Historia en la Universidad de Texas (EE UU) y director del Instituto de Aprendizaje Transformacional. Su teoría considera que de los 18 a los 28 años, concretamente, los errores tienen consecuencias determinantes en las siguientes décadas. Señala que quien se queda a vivir en casa de sus padres es debido a cierta comodidad que retrasa cualquier responsabilidad. Y los que no tienen familia en la que apoyarse están condenados a trabajos precarios y relaciones inestables.

 

¿Cuál es la década decisiva? Aquella en la que los jóvenes recuperen las riendas de su vida, sustraídas por el sistema económico y político. Según el sociólogo y politólogo Juan María González-Anleo, profesor del ESIC, lo que falta a los millennials es una “conciencia de generación” porque el individualismo no les permite organizarse y reclamar un cambio. “Confío en que antes o después suceda un crack, como un hueso que sufre una presión y no pasa nada hasta que rompe. Si realmente sucediese esa fractura, si tomasen conciencia de sí mismos como grupo al que se está poniendo las cosas muy difíciles, entonces podría suceder un cambio”. Habrá que ver que si esta ruptura en el hueso de los jóvenes sucede antes de que sea demasiado tarde.

 

El peligro de no poder tomar decisiones a los 20 años ya no es solo que las siguientes décadas vendrán determinadas por este inmovilismo. Es que ni siquiera el sistema económico lo podrá soportar. El modelo universitario actual, con grados de cuatro años más dos de máster, nos lleva a jóvenes sin experiencia laboral con 28 años que no consiguen acceder a un empleo. Por si se nos ha olvidado: de ellos depende el desarrollo económico y las pensiones.

“El adjetivo antieconómico para describir a los millennials, citando a un político, se basa en que estos jóvenes no mantendrán el ritmo de crecimiento. Por un lado, este ritmo es insostenible, y por ello las soluciones tipo economía colaborativa ofrecen las únicas alternativas posibles para aunar ambos aspectos: unas generaciones no interesadas en la compra y adquisición, y un sistema que puede permitir un desarrollo económico, aunque rompiendo gran parte de las reglas del juego”, afirma Gerard Costa, profesor de ESADE. Y añade: “La decisión es muy compleja porque el estado actual sufre con ello. ¿Cómo nos planteamos los impuestos, las tasas, por no hablar de las jubilaciones, y en definitiva el Estado del Bienestar? El sueño de los boomers [nacidos en el baby boom de los años 40 y 60] era un sueldo, una casa, un automóvil y una jubilación, y eso lo compraban en parte con el voto. Ahora los sueños son distintos: no funcionará si les tildamos de antieconómicos porque esta no es su economía”.

Si no tienen opciones para elegir su vida a los 20 años, ¿significa eso que son adolescentes tardíos hasta los 30, como critican los teóricos norteamericanos? Para el sociólogo y politólogo Juan María González-Anleo, profesor del ESIC, la “sociología de salón” que traduce estos informes extranjeros no tiene en cuenta la realidad española. Y esta realidad es desoladora, como desarrolla en su libro Generación selfie (Editorial SM, 2015). “En los países nórdicos se favorece la independencia de sus jóvenes con presupuestos concretos y subvenciones, algo que en otros países no sucede porque la sociedad les ha abandonado. Esto provoca un enroque de los jóvenes en sus guaridas: la familia, los amigos, el ocio nocturno. No empiezan a integrarse económicamente hasta los 30 años y eso les hace estar desconectados de la sociedad”, afirma González-Anleo.


wave-background
Da click para seleccionar ☚