Un francés pide 45 millones a Uber por un descuido

Newsletter Pirata FM

El uso de las tecnologías ya es algo totalmente habitual en nuestra vida cotidiana, se ha convertido en algo normal para todo aquel que tenga un smartphone en sus manos. Pero, a veces, esa digitalización también es capaz de acarrear cosas negativas.

Si no, que se lo digan a un francés, que acaba de conocer la otra cara de las tecnologías de hoy en día. Este empresario galo es uno de los casi 40 millones de usuarios de Uber, la plataforma digital que sirve para alquilar vehículos con conductor y que, en la actualidad, tiene una guerra abierta con los taxistas en aquellas ciudades donde opera.

El francés solicita una indemnización de 45 millones de euros a Uber, a quien culpa de haber provocado su divorcio.

La historia comienza cuando el hombre tomó prestado el iPhone de su mujer, Charlotte, para conectarse a la aplicación con el objetivo de solicitar un servicio. Una vez desconectado, los datos que llegaban al teléfono del francés llegaban a su vez al de su esposa. Un descuido o un fallo informático, que, de cualquier modo, ha salido muy caro a este matrimonio ya que la mujer descubrió en uno de los desplazamientos una supuesta infidelidad de su marido. Datos como el nombre del chófer, la hora de llegada o el número de la matrícula estaban siendo observados por la mujer sin que el empresario se diera cuenta.

Un portavoz de la firma estadounidense declaró al diario Le figaro que “Uber no comenta públicamente casos individuales y menos este que se encuentra en un proceso de divorcio”.

El medio francés ha tratado de reproducir con exactitud la situación de este matrimonio. Cuando se conecta la cuenta de Uber en un iPhone, aunque se cierre la sesión, siguen llegando notificaciones al utilizar la aplicación en un segundo teléfono móvil. En este caso no es necesario introducir ninguna contraseña puesto que ofrece los datos más básicos y no los más concretos.

“Mi cliente fue víctima de un fallo atribuible a la aplicación. A pesar de desconectarse, no funcionó y eso perjudicó su vida privada”, apunta David-André Darmon, el abogado del empresario, sobre el que afirma que “quiere mantenerse en el anonimato”.

El fallo parece estar únicamente presente en sistemas iOS. Para este sistema, la última actualización data del 15 de diciembre de 2016. Los dispositivos Android no se han visto afectados por este problema. Según indica el rotativo galo, las notificaciones no dan acceso a datos como la geolocalización o el destino exacto pero sí permiten conocer a cuánta distancia se solicita el servicio.

El Tribunal de Grasse en la Costa Azul celebrará una primera audiencia sobre este caso, donde el empresario espera ser indemnizado.


wave-background
Da click para seleccionar ☚